Advertisement
Inicio arrow ANESTESIA PEDIÁTRICA arrow ANESTESIA INHALATORIA arrow Anestesia en áreas alejadas de quirófano
Anestesia en áreas alejadas de quirófano
Índice del Artículo
Anestesia en áreas alejadas de quirófano
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8

1.3 Radiología intervencionista: La radiología intervencionista requiere de la canulación de diferentes arterias y venas para la realización de sus procedimientos, por esta razón requieren en la mayoría de las ocasiones de una anestesia general.   La duración de cada procedimiento es muy variable.   Algunas arteriografías diagnósticas simples pueden llegar a realizarse en tan sólo 15 minutos, y sin embargo, algunas embolizaciones de malformaciones arteriovenosas cerebrales pueden necesitar para su realización más de 12 horas.

Las embolizaciones cerebrales presentan una serie de complicaciones propias de este procedimiento como es el edema cerebral, la sobrecarga de líquidos, y los problemas derivados del empleo de grandes cantidades de material de contraste, junto con la hipotermia y las alteraciones metabólicas que se producen por la gran duración de estas exploraciones.   Por todas estas posibles complicaciones es muy recomendable el seguimiento postoperatorio en una unidad de Reanimación al menos durante uno o dos días.     

2. Cateterismo cardíaco:  Las complicaciones más frecuentes que se suelen presentar son las arritmias y la pérdida de sangre, aunque no son infrecuentes los episodios de hipotensión, las crisis de hipoxemia e incluso las paradas cardiacas por manipulación directa del miocardio.   Los cateterismos cardiacos en niños pueden tener una finalidad diagnóstica y una finalidad terapéutica para solucionar procesos estenóticos (dilataciones con balón), conseguir el cierre de comunicaciones interauriculares, o de ductus arterioso persistente, o la ablación de vías accesorias en arritmias por síndromes de preexcitación.   Cada uno de estos procedimientos tienen sus propias complicaciones inherentes a la técnica empleada.             Es recomendable la realización de anestesias generales o sedaciones profundas en este tipo de procedimientos no sólo por conseguir en todo momento la inmovilidad del paciente, sino por las complicaciones graves que se pueden presentar durante el mismo.     

3. Unidad de Dolor: Los requerimientos de sedaciones en una unidad de dolor pediátrico son muy variados.   En primer lugar, para la realización de las diferentes técnicas locorregionales necesarias para el tratamiento del dolor en enfermedades reumáticas, osteomusculares, etc.   También se solicita la colaboración del anestesiólogo pediátrico de la unidad del dolor para realizar sedaciones para las curas de los pacientes quemados, curas en pacientes postoperados, etc.   Por ser tan variados los lugares donde tiene que trabajar el anestesiólogo de la unidad de dolor y la versatilidad de los procedimientos que atiende, requiere una gran experiencia, al igual que una gran capacidad para resolver cualquier contingencia con los recursos estrictamente imprescindibles para cada ocasión.

4. Radioterapia:  Los procedimientos radioterápicos no suelen ser dolorosos, pero requieren en ocasiones una total inmovilidad.   La inmovilidad es tan importante ya que si se realizan movimientos durante la sesión aparte de hacerla ineficaz se pueden dañar estructuras nobles sanas.   Por esta razón, en ocasiones se solicita la colaboración del anestesiólogo pediátrico para sedar a niños pequeños y no colaboradores

 La característica principal de estas sesiones es su extremada brevedad, a veces tan sólo unos pocos segundos, pero con el inconveniente de ser en ocasiones muchas sesiones consecutivas diarias, lo que significa someter al mismo niño a multitud de sedaciones.   Por esta razón lo mejor es establecer un buen entendimiento con el niño de tal forma que si es posible sólo haya que realizar leves sedaciones conscientes.     



 
Siguiente >
Contador de Visitas
Total de Visitas711870
IMÁGENES DEL CURSO
Advertisement
Designed by Koamone