Advertisement
Inicio arrow ANESTESIA PEDIÁTRICA arrow ANESTESIA INHALATORIA arrow Anestesia en áreas alejadas de quirófano
Anestesia en áreas alejadas de quirófano
Índice del Artículo
Anestesia en áreas alejadas de quirófano
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5
Página 6
Página 7
Página 8

Procedimientos en los que se solicita más frecuentemente colaboración anestésica fuera de quirófano.

 

1. Radiología: 

1.1.Tomografía axial computerizada (TAC): Es una exploración radiológica de corta duración especialmente con los nuevos tomógrafos helicoidales de última generación.   En niños mayores y colaboradores es suficiente con la sedación que produce la presencia de sus padres, o si cabe una leve sedación consciente.   Sin embargo, no es excepcional la necesidad de sedación profunda en niños pequeños, de muy corta duración.

1.2.Resonancia magnética (RM):  Las peculiaridades de esta exploración hacen casi siempre necesaria la sedación profunda e incluso la anestesia general.   El niño se enfrenta a un espacio cerrado tubular estrecho, frío y muy ruidoso, sin la posibilidad de la visión directa de sus padres.   Además son exploraciones de duración prolongada no inferior a 20 minutos y que puede llegar a durar más de una hora.   Por si estos no fueran suficientes motivos, además la imagen de la resonancia magnética se altera mucho por el más mínimo movimiento involuntario que realice el paciente.

Debido a la presencia de un campo electromagnético de alta intensidad existen una serie de problemas técnicos añadidos.   Cualquier material ferromagnético que acerque a dicho campo puede sufrir el llamado “efecto proyectil” siendo desplazado por las fuerzas electromagnéticas, y además sufre calentamiento, con la posibilidad de quemar al paciente dependiendo de la duración de la exploración, a la vez que interfieren con la calidad de la imagen obtenida.   Por esta serie de razones, está contraindicada la realización de dicha exploración en los pacientes portadores de prótesis con materiales ferromagnéticos. 

Los aparatos de monitorización deben ser específicos para la RM, ya que los monitores convencionales contienen materiales ferromagnéticos, por lo que distorsionan la imagen de la RM, y a la vez la RMN distorsiona la señal de los monitores, sobre todo, del ECG y de la pulsioximetría.   Un elemento importante que siempre se debe vigilar son los cables de los monitores que no deben contactar directamente con la piel del niño, porque sufren calentamiento y podrían producir quemaduras en exploraciones de larga duración. 

Un problema añadido es la dificultad para la observación directa del enfermo ya que una vez que se le introduce en el cilindro, sólo le observamos mediante un circuito de televisión, con una visibilidad muy limitada.

Finalmente un problema de especial importancia en los niños es la hipotermia que pueden sufrir durante la RM, ya que la temperatura de la sala es muy baja (20-21 ºC), para evitar el calentamiento de los imanes.   Se deben cubrir sistemáticamente a los niños con cobertores y aislantes térmicos desde el inicio del procedimiento.  



 
Siguiente >
Contador de Visitas
Total de Visitas707528
IMÁGENES DEL CURSO
Advertisement
Designed by Koamone