Advertisement
Inicio arrow VENTILACIÓN MECÁNICA arrow MODOS VENTILATORIOS arrow Cómo entender los modos ventilatorios
Cómo entender los modos ventilatorios
Índice del Artículo
Cómo entender los modos ventilatorios
Página 2
Página 3
Página 4
Página 5

 

 

 

 

C)  Forma de administrar el flujo de gas a las tubuladuras:

A.       Respiradores de flujo intermitente: El respirador sólo administra flujo de gas al paciente durante el tiempo inspiratorio.   Casi todos los respiradores funcionan con esta forma de administrar el flujo de gas. Los dos grandes problemas que este sistema presenta, sobre todo para pacientes de menos de 5 kilos, son: por un lado utilizan flujos inspiratorios muy elevados para pacientes tan pequeños, lo que genera presiones pico innecesariamente elevadas por incremento de las resistencias al flujo, y la segunda es que para que se libere el gas necesario para realizar una respiración espontánea, el paciente tiene que activar el sistema de apertura de la válvula inspiratoria, si no el respirador no le entrega nada de flujo de gas, lo que genera un trabajo respiratorio impuesto añadido especialmente peligroso en el neonato y lactante.

 

 B.      Respiradores de flujo continuo: Se caracterizan porque el respirador suministra flujo de gas a las tubuladuras de forma constante y continua, tanto en inspiración como en espiración.   Las dos grandes ventajas que presentan para pacientes de menos de 5 kilos son: en primer lugar disminuyen las presiones pico por emplear flujos inspiratorios menores que los respiradores convencionales, con lo que disminuyen las resistencias del circuito y del tubo endotraqueal, y además, estos ventiladores permiten realizar respiraciones espontáneas sin restricciones ni trabajos respiratorios impuestos durante cualquier momento del ciclo. 

 

C.       Respiradores de flujo básico constante: Son respiradores de flujo intermitente que llevan incorporado un sistema de sensibilidad, disparo o “trigger” regulado por flujo.   Por la tubuladuras pasa un flujo constante muy pequeño de gas fresco, que es siempre insuficiente para cubrir las demandas del paciente (0,5-2 lpm), pero suficiente para que el respirador pueda detectar la caída de ese flujo en el ramal espiratorio, y por tanto, así activar un nuevo ciclo respiratorio.   Nunca se pueden considerar respiradores de flujo continuo, porque ese flujo nunca cubriría de por sí las demandas inspiratorias del paciente.



 
< Anterior   Siguiente >
Contador de Visitas
Total de Visitas722356
IMÁGENES DEL CURSO
Advertisement
Designed by Koamone